Feb 11, 2014 / by BetoSalinas / In blog, educación, emprender / Leave a comment

Los 10 Costos Escondidos al Emprender

Patrick van der Pijl 1Imagínate a ti mismo como emprendedor. Tienes todas las ganas de finalmente empezar tu propia empresa, y ahora es el momento de hacerlo. Ya has buscado en internet y sabes todo sobre cómo armar tu propio negocio. Defines el modelo de negocio, tu plan financiero y estás listo para despegar. ¿Te suena conocido? Esta es la ruta de casi todos los fundadores de una start-up. También fue la mía hace 5 años atrás. Estamos emocionados por el nuevo emprendimiento, pero no nos damos cuenta de los costos escondidos. Pero, ¿cuáles son estos costos escondidos?

1. Compromiso 24/7.

Estás siempre pensando en tu empresa. Las 24 horas de los 7 días de la semana. Sin excepción. Antes, trabajando para la empresa de otros, más que nada te preocupaste de tu próximo paso en tu carrera o tus próximas vacaciones. Como emprendedor, tu mente está ocupada con tu propia empresa siempre. ¿Qué pasa con este cliente? ¿Pagarán pronto? ¿Y los ingresos? Los negocios van lentos de momento… ¿van a volver a ir más rápidos en un momento en futuro? Sin duda, vas a estar preocupado. Todo el tiempo.

2. Tu página web nunca está lista.

Así que inventaste un nombre de fantasía buenísimo y registraste una url disponible. Contrataste a un estudiante para que implemente una página web en WordPress por poco dinero y con eso, pensaste que estarías bien. ¡No! Esto recién es el comienzo. Tienes que invertir una cantidad considerable de tiempo y dinero para hacer crecer tu página web. Es como un hijo: Tiene que crecer y necesita tu atención.

3. Te demoras en definir tu (core) business.

Tienes esta idea maravillosa, este gran concepto, y todo lo que tú quieres es lanzarlo al mercado lo antes posible. ¿Por qué? Porque cada cliente lo está esperando. Mal. Muy pocas empresas parten así. Empezar un nuevo negocio es un viaje de por lo menos 3 años de trabajo duro. Es una actividad que consume tiempo. Tienes que encontrar tu propuesta de valor, tienes que encontrar clientes y tienes que encontrar un modelo de negocios sustentable.

4. Inversiones Equivocadas.

Durante tu viaje como empresa vas a ver nuevas oportunidades todos los días. Siempre está la tentación de invertir en esta esplendida oportunidad. Sólo tienes que invertir un poquito y se va a transformar en un negocio rentable rápido. Pero esto no es así. La oportunidad no despega. Tienes que concentrarte en tu core business. Ahora más que nunca porque ya has quemado una parte importante de los recursos. Podrás reconocer este proyecto cuando pase por tu ventana. Estoy seguro.

5. Problemas de Flujo.

Al principio crees que después de emitir la factura prontamente ya tendrás el dinero en el banco. Pero esto no es así. Sobre todo si trabajas para empresas grandes. Estas te pagan fácilmente 90 días después de que recepcionaron la factura. De hecho, tienes que calcular que entre el 30 y el 40 por ciento de tus ingresos serán trabajos en curso. Estos financiarán a tu empresa en el momento de comenzar el trabajo para una nueva empresa y hasta que esté el dinero en el banco.

6. La Carga Administrativa.

Te encanta llevar tu empresa, te encanta trabajar con tus clientes. Pero nunca pensaste en crear tu propia empresa sólo para convertirte en administrativo y contador. Porque esto no es lo que te gusta hacer, y tampoco sabes hacerlo bien. Pero alguien tiene que hacer la administración de la empresa. Y es mucho trabajo. Contestar correos, comunicar con las autoridades, empresas que te quieren vender algo, tramitar facturas de venta y de compra, hacer el seguimiento a las facturas y gastos y realizar el reporte financiero… Este trabajo administrativo consume tiempo. Y si no te haces cargo ahora ya, te va a consumir más tiempo todavía en un momento en futuro.

7. Vacaciones.

Siempre tienes que considerar vacaciones. Primero piensas: “No necesito vacaciones durante los próximos 3 años porque estoy armando mi propia empresa.” Verdad, pero ¿qué hacen tus clientes? Ellos sí van de vacaciones. Y cuando estás contratando personal, tienen derecho a vacaciones. Por ello, siempre considera vacaciones en tu calculación financiera.

8. Contratar y Despedir.

¡Sí! ¡Tengo mi primer empleado a bordo! ¡Ahora el negocio realmente puede despegar! Lo que tienes que entender es que es un gran riesgo contratar a alguien cuando emprendes. Primero, nunca puedes saber si el currículo y la persona harán su trabajo bien. Segundo, y casi siempre malentendido, en una start-up no existen procesos e instrucciones de trabajo. Ni siquiera existe el puesto de trabajo. Todavía estás explorando. Y no hay muchas personas que encajan con este perfil. Yo me di cuenta que despedir también se transformó en parte de mi trabajo.

9. Demasiado café.

“Estimado Patrick, no hemos coincidido nunca personalmente pero estamos conectados a través de linkedin. Me encanta tu trabajo. Estaba revisando tu página web y creo que desarrollaste un concepto impresionante. Creo que nuestras propuestas de valor se pueden potenciar mutuamente y me gustaría ir a tomar un café contigo para explorar una posible alianza.” Al principio contestas a estos mensajes, porque te sientes halagado, vas a evaluar estas iniciativas. Te lo advierto. Alianzas parecen bonitas en el papel pero en la práctica no funcionan. Estas empresas que están buscando alianzas en realidad tendrían que buscar clientes. Tienen que hacerlo pero están buscando en la dirección equivocada. Así que sigue tomando café con posibles clientes y no con posibles alianzas.

10. Impuestos.

Aps. ¿Por qué el pago de impuestos siempre llega de manera inesperada? Inesperado tanto el momento como la cantidad. Todavía no tengo la plata de mi cliente en mi cuenta bancaria pero ya tengo que pagar IVA, PPM y impuestos a la renta. Calcula el 25% de tus ingresos para impuestos. Sí, el 25%.

Estuve inspirado a escribir este artículo preparando nuestro próximo curso de 60 días. Me di cuenta que no fui el único en cometer estos errores. Los costos escondidos del emprender son más altos de lo que piensas al principio y tienes que tener claridad de ellos. No para que no empieces tu empresa sino simplemente para que puedas tomar mejores decisiones y diseñar la empresa más inteligentemente. Estoy curioso de saber qué agregarías tú a esta lista. Cuéntame qué piensas.

Autor: Patrick van der Pijl, CEO&Partner  Business Model Inc. (Holanda), Productor del bestseller  “Business Model Generation” de Alexander Osterwalder.

Comentarios

commenttario

Your comment